CARRETERA AUSTRAL (V): Coyhaique

Hola de nuevo,
Hace varios días, y kilómetros, que no podemos entrar en el blog. Estamos en Coyhaique, la capital de la X Región y una ciudad grande, donde podemos encontrar casi cualquier cosa (Isa se acaba de comprar unos guantes para la bici...), antes de entrar ya al sur menos habitado.
Después de Puyuhuapi, nos metimos en el cuerpo unos 81 km y atravesamos el Parque Nacional de Queulat, un territorio virgen con zonas inexploradas,  queulat significa tierras lejanas.

La ruta subiendo al Paso Queulat

La ruta es impresionante con la vegetación arropándote mientras vas ascendiendo poco a poco, y el viento es cada vez más fuerte y, al final, comienza a lloviznear, pero por fin, llegamos al paso, muuuucho frío!!! en la bajada. Después nos enteramos que a un francés lo recogieron en un autobús con hipotermia....


Paso Quelat


Parque Nacional Queulat



Bosque virgen en el Parque Nacional de Quelat



Ese día dormimos en la carpa junto al río Cisnes (y la carretera)


Por la mañana, antes de salir, dando un repaso a las burras


Esta foto es del primer día en la carretera austral, con asfalto


Después fuimos desde la salida del Parque Nacional hasta Villa Mañihuales (75 km), mezcla de asfalto y un horripilante ripio


Los ojos se nos van tras las montañas....


Una "parada" cualquiera durante el camino



Aspecto del ripio pedregoso, que nos hizo subir algunas cuestas andando....


Parque Nacional Queulat

Ahora estamos en Coyhaique, despúes de una "tunda" de 91 km, asfaltados, atravesando la Reserva Nacional del Río Simpson, pensando en los, más o menos, 570 km que nos quedan por delante hasta Villa O´Higgins; y haciendo cálculos de sí dará tiempo a llegar y hacer el cruce a pie hasta El Chaltén (Argentina). De momento hoy nos lo tomamos de descanso, llevamos 10 días sin parar y 740 km en la piernas.

Un abrazo a tod@s

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hacía mucho tiempo que no entraba en vuestro blog. Que envidia que me dais! Recorriendo caminos por el mundo, disfrutando de cada dia, de cada minuto, de cada segundo, viviendo intensamente cada instante y conociendo gentes de toda condición, especialmente de las clases más humildes.
Un abrazo muy fuerte desde Igualada.
Enric.
A pesar de la dureza seguro que estaréis disfrutando de la aventura. Ya lleváis más de la mitad, ¡menudas máquinas!, suerte en lo que os queda, nosotros seguiremos disfrutando desde la distancia.
Un abrazo.
Marcos
Lourdes Asensio ha dicho que…
Mucho animo ,nos han gustado las fotos
Lourdes Asensio ha dicho que…
Mucho animo ,nos han gustado las fotos

Entradas populares