La gente que nos soporta

VIAJES Y VIVENCIAS

Normalmente, eso es lo que solemos hacer cuando viajamos. Cambiar todos los planes que teníamos y terminar haciendo lo contrario de lo que ideamos en casa...acabar yendo de un lugar a otro, un tanto desorganizados, a "salto de mata", como vagabundos.

Pensamos que la mejor manera de acercarse a un nuevo lugar es sin planes, sin estudiados y detallados programas, dejando que el tiempo pase y que el nuevo lugar te muestre lo que desee él no lo que tu esperas encontrar.
Aquí encontrareis fotografías (sobre todo) de nuestros periplos, nuestras impresiones y un lugar de contacto cuando estemos vagabundeando......

26 de julio de 2010

Sorata (I)

Sorata es un pueblo situado a 2700 m de altitud y a unos 120 km de La Paz, lo que lo convierte en un lugar muy adecuado para aclimatar más progresivamente y disfrutar de un ambiente menos seco y polucionado que en La Paz. Pero además es el punto de partida para ascender dos de los grandes nevados de la Cordillera Real: El ILLampu y el Ancohuma. Estos útimos días hemos dirigido nuestros pasos hacia el Ancohuma (6.440m).



La aproximación al nevado constituye de por sí un interesante trekking: el primer día subimos hasta la Laguna Chilata, a unos 4200 m, con las cosas a lomos de dos mulas. La laguna es un bonito balcón sobre los valles sobre los que se asienta Sorata y que descienden desde el altiplano andino hacia la selva.



El segundo día, con la ayuda de porteadores, se acampa en la Laguna Glaciar, a unos 5.100 m de altitud. Un sitio con un paisaje de alta montaña espectacular: una enorme lengua de glaciar baja hasta la laguna, como un pequeño Perito Moreno, penetrando sus hielos en las aguas de la laguna.



El tercer día, también con la inestimable ayuda de los porteadores, trasladamos el campamento al borde del glaciar que desciende del Ancohuma, un lugar un tanto inhóspito, a 5400 metros de altitud. Este año no hay nieve prácticamente y el glaciar está desnudo, tenemos que acampar sobre el duro hielo, en una pequeña zona con algo de nieve, pero de la que no nos podemos alejarnos sin ponernos los crampones...El horizonte se engalana con la gran mancha azul que supone la superficie del cercano Lago Titicaca.



Por fin el cuarto día, de madrugada empezamos la ascensión del nevado. No hace demasiado frío para ser las cuatro de la madrugada y la luna llena ilumina el glaciar y se refleja en la superficie del Titicaca. El problema durante las primeras 2-3 horas es la superficie del glaciar, sin nieve, se presenta como un laberinto de penitentes y grietas, por entre las que tenemos que buscar un camino que nos lleve hacia arriba....




Seguiremos.........

2 comentarios:

Atanasio Fernández García dijo...

Cuando estuve de pajareo en el Titicaca vi estas montañas al fondo...peor pensé que eran inaccesibles, je, je! Suerte en el ascenso al nevado!

Guille dijo...

¡¡¡Ánimo que ya os queda poquito!!! Espero que estos días se os den lo mejor posible y podais culminar el viaje de la mejor forma posible.
Muy bonitas las fotos del pueblo e íncreibles los paisajes que sacais en las fotos, parecen irreales jeje.

Aquí os estamos esperando con ganas todos. Anita me cuenta todos los emails que le mandáis y me tiene muy bien informado :)

Un beso y un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...