VISITAS

Reserva Nacional de Cerro Castillo

Después del Campo de Hielo, nos quedaba tiempo para recorrer parte de las carreteras y parajes de la Patagonia. Fito y María regresaban a Santiago, el deber les llamaba!!. Nosotros queríamos aprovechar los días antes de volver a España.

En otros viajes habíamos pasado un par de veces por Cerro Castillo y nos habían cautivado esos valles y montañas. Investigando algo, resulta que un interesante trekking de 4 días recorría esta Reserva Nacional...





Área de acampada a la entrada de la reserva.

Prados y haciendas, antes de entrar en la zona de Reserva.



En cuanto entramos a la zona de reserva, aparecen las montañas y lo glaciares.
Aunque las alturas son modestas, Cerro Castillo con 2318 m es la cumbre de este espacio protegido, tienen un carácter marcadamente alpino, con elegantes torres y gendarmes rocosos defendidos por empinados glaciares.




Campamento de Río Turbio, el primer día de marcha

Bosques de lengas  (Nothofagus sp.)

Bajando de el Paso El Peñón

Paso del qué...?

Hongos en la hojaras del bosque.




Nuestro campamento el segundo día de marcha, junto a la Laguna Castillo.




Desde la tienda...






Laguna Castillo, a los pies del Cerro Castillo (en la foto de abajo se aprecia mejor a pesar de las nubes).



El tercer día, de camino al portezuelo que marcará el descenso hacia otro valle, se observan unas vistas fantásticas de la cuenca del Río Ibáñez y de parte del Lago General Carrera.

El tercer día de marcha, bajando del portezuelo, el viento patagónico hizo  honor a su fama, y nos deparó una bajada, cuando menos, emocionante....con un final lloviendo por lo que llegamos a este último campamento neozelandés chorreando.
¿Y que esperabais? esto es Patagonia...

Contrafuertes del Cerro Castillo asomando entre las nubes.

El último día nos ofrece unas vistas soberbias de las montañas mientras subimos a la laguna Duff, desde el campamento Neozelandés.


Admirando el Cerro Palo desde la orilla de la laguna.


Saliendo de la reserva, una monótona pista de vuelta a Villa Cerro Castillo, donde nos espera un  buen lomo a lo pobre y una (más bien unas...) cerveza.

Comentarios

Concha Corrales Isaac ha dicho que…

Maravillosos vuestros viajes y parece, cuando os leo, que estoy a vuestro lado sintiendo todos los olores, los colores, las subidas y bajadas, el trato con las gentes cuando lo hay y lo manifestáis. Me quiero reencarnar en vosotros, me gustaría que eso pudiera sucederme a mí!
Besos enormes y muchísimas gracias por este libro de aventuras!
Nico Isa ha dicho que…
Hola Concha, gracias por tu maravilloso comentario. En realidad estáis con nosotros en los viajes...sobre todo cuando tirmaos algunas fotos especialmente pensando en compartirla con vosotros en este espacio.
Un besazo!!

Entradas populares