En bici por La Raya (I)




Semana Santa, una primavera esplendorosa y ganas de hacer algo diferente, alejándonos de las masificaciones de estos días de fiesta.....

Hace unos días que nos preguntábamos:   ¿por qué no salir de casa con la bici?, sin el coche, como auténticos "vagabundos".....

El viernes nos decidimos, preparamos las bicis (poco hay que hacer) y el sábado salíamos de casa con lo puesto; sabiendo solo que queríamos llegar hasta Sanlúcar del Guadiana y Alcoutim, allí donde el Guadiana vuelve a ser la raya que separa ¿o nos une?..

630 km  y 8 días después, esto es lo que dio de sí....




El viaje consistió en ir al sur, lo más cerca posible de Portugal y por las carreteras más pequeñas...luego subir de nuevo hasta casa
 fácil ¿no?

La primera noche, inmejorable, junto a la rivera del Alcarrache, en la finca de la familia de nuestro amigo Miguel


Oliva de la Frontera (Badajoz)
Santuario de Ntra. Sra. de Gracia.



Calles de Encinasola, ya en tierras onubenses.



Aroche, en plena sierra de Huelva.



Acampando en una rivera de Sierra Pelada.



Contrastes al salir de la sierra, llegando a Puebla de Guzmán. 
La Rivera de Covica, con su lecho colorista, al igual que el Río tinto, por la meteorización de los minerales de los yacimientos ribereños.


De nuevo aparece el Valle del Guadiana.



Cruzando en barcaza entre Sanlúcar del Guadiana y Alcoutim, ya en Portugal..




Sanlúcar del Guadiana visto desde las calles de Alcoutim, cosas de las fronteras naturales.







Pedaleando por El Baixo Alentejo


Nos ha gustado esto de cruzar el río con la barca. Por ello decidimos arriesgarnos y, desde el pueblecito de Mesquita, bajar a la ribera para ver si pudiéramos cruzar a Pedrogao.
 Nos dicen que solo los fines de semana hay una barca que cruza...bueno nos arriesgaremos


Después de silbar y gesticular sin resultado, unos albañiles que arreglan una casita en el campo, nos dicen como hacerlo: sin dar voces..
¡Barquero!  ¡passar!

Dicho y hecho, una figura baja desde las casas hasta el pantanal, se monta en la barca y, a remo, viene a buscarnos. Después de luchar contra la marea que está alta, nos deja en Pedrogao.
 !Gracias!  unos euros y unas cervezas y ya tenemos un amigo en Pedrogao..





Seguimos buscando las carreteras más tranquilas...




....y llegamos a la preciosa localidad ribereña de Mértola.



Mucho que ver...














Muy importante con este calor:
REHIDRATARSE...




En la próxima entrada el resto del viaje por Portugal hasta Badajoz

Comentarios

Teresa ha dicho que…
Me ha encantado este viaje. Un beso.

Entradas populares