La gente que nos soporta

VIAJES Y VIVENCIAS

Normalmente, eso es lo que solemos hacer cuando viajamos. Cambiar todos los planes que teníamos y terminar haciendo lo contrario de lo que ideamos en casa...acabar yendo de un lugar a otro, un tanto desorganizados, a "salto de mata", como vagabundos.

Pensamos que la mejor manera de acercarse a un nuevo lugar es sin planes, sin estudiados y detallados programas, dejando que el tiempo pase y que el nuevo lugar te muestre lo que desee él no lo que tu esperas encontrar.
Aquí encontrareis fotografías (sobre todo) de nuestros periplos, nuestras impresiones y un lugar de contacto cuando estemos vagabundeando......

18 de enero de 2015

Cerro San Lorenzo (3706 m ) Patagonia (I)

Después de bajar del volcán Ojos del Salado y descansar algunos días, tocaba ir a por el segundo objetivo del viaje por tierras chilenas. Nos disponíamos a cambiar el árido paisaje del Norte Chico, por el verde de los bosques australes de lengas en la Patagonia, más concretamente en la región de Aysén.

Antes de marchar a Chile, poco sabíamos del San Lorenzo. Vagamente recordábamos que se trataba de la segunda cima de la Patagonia, después del San Valentín. Pero ni tan siquiera sabíamos ubicarlo en un mapa entonces...

(Aquí os dejamos el enlace al  Mapa de Ubicación. en Google Maps).

Fue nuestra amiga chilena María Fajardo, quien propuso que fuéramos a él. Finalmente, ella y su pareja Fito, no pudieron venir debido a una lesión. Pero pronto se apuntó al Cerro San Lorenzo, nuestro otro amigo Cristóbal Cattan, al cual también conocimos el año pasado en el Korzeneskaya, en Tayikistán.


Monte San Lorenzo
 -la cumbre principal es la de la izquierda, al fondo-
(fotografía tomada desde el Refugio Tony Roher)

El San Lorenzo o Monte Cochrane (Chile), es un cerro con pocas ascensiones absolutas y poco visitado. La primera ascensión la realizó el padre salesiano Alberto María de Agostini. El sacerdote italiano, emprendió primero una labor previa de exploración que le llevó tres años, hasta que por fin lo subió en diciembre de 1943.

La ruta que dibujamos en esta fotografía aérea, es la que se sigue habitualmente hasta la cima, y es la que encontró el padre Agostini y, lógicamente, recibe el nombre de Ruta de Agostini


Así que, de nuevo, a preparar el petate en Santiago y coger un vuelo a Cohayque...
Para llegar al Monte San Lorenzo, desde Chile, sería necesario tomar un vuelo a Cohayque  (también podríamos ir en auto...pero depende del tiempo que disponga cada uno...). Desde Cohayque, nosotros fuimos en autobús local hasta Cochrane (5-6 h), para finalmente hacer otras 2 horas en 4x4 hasta la hacienda de Luis Soto, que es donde se encuentra el monte.


Puerto Río Tranquilo de camino a Cochrane, en la orilla del Lago General Carrera.



Hace ya unos años que pasamos por aquí en bicicleta, recorriendo la carretera austral desde Puerto Montt hasta Villa O´Higgins (enlace a las entradas en el blog). Por aquel entonces, mirábamos los nevados asomando entre los bosques, asombrados ante la cantidad de montañas por subir..quien nos diría que años después estaríamos de nuevo por allí.


Para llegar hasta el monte es necesario contactar con el propietario de la hacienda, Luis Soto, el cual organizará el transporte desde Cochrane a su casa. Luis dispone de pilcheros (caballos de carga) para subir el material y las provisiones hasta el refugio que tiene al pie del cerro.


La casa de Luis Soto está enclavada en un lugar simplemente mágico...donde se respira el ambiente patagónico que impregna el ritmo de vida de los habitantes de estas tierras. Auténticos pioneros en una tierra dura y de clima agreste.

En las inmediaciones de la casa montamos nuestra carpa.

Aquí no hay panaderías....
Lucy Soto, preparando la masa para hacernos el pan que subiremos a la montaña para los siguientes días.



Al día siguiente, con los pilcheros..
Realmente el pilchero es el caballo que va en el centro, es el animal que porteará la carga y va ensillado de una manera distinta.


Con la carga en los caballos, a nosotros solo nos queda disfrutar de las 2-3 horas de caminata hasta la cabaña-refugio.

Preparando las cargas en el "pilchero". Los petates van dentro de las "chiguas" que son unos armazones, normalmente de alambre, forrados con tiras de cuero.

Toda una estampa, el gaucho patagón con los zahones de oveja, la boina y el poncho...







La primera visión que se nos ofrece del San Lorenzo, asomando entre las lengas, nos deja boquiabiertos.... 





Refugio Toni Rohrer.

El refugio fue construido por la familia Soto en su afán por facilitar la estancia en la montaña a los que vamos a intentar escalarla. lleva el nombre de un escalador suizo, Tony Rohrer, el cual perdió la vida en el año 2000, cuando en un accidente el hongo de hielo de la cima se derrumbó falleciendo el suizo y otro escalador argentino.

Interior de la acogedora cabaña.



Vistas desde el prado al pie del refugio...



Comida para los próximos días....





La cumbre principal desde el refugio...parece cerca... para la ruta de Agostini, desde el refugio, será necesario rodear toda la montaña para buscarle la entrada por la parte opuesta.


La "compañera" de los próximos días.



Que nadie espere una ruta transitada, con huella en la nieve sin posibilidades de pérdida. Esta es la única indicación en el monte, y está ¡junto a la cabaña!. Habrá que poner en práctica todos nuestros conocimientos sobre orientación..


Comenzamos la pesada marcha, saliendo por el bosque de lengas donde se ubica el refugio, pero enseguida lo abandonaremos para comenzar en largo ascenso por una típica morrena empinada, o sea -un paso adelante, otro atrás-

Isa al poco de salir del bosque.


Nico en las pedreras.


Vamos ganado altura, lenta y penosamente, poco a poco comienzan a verse los dos lagos del frente del glaciar. También, poco a poco, las nubes han comenzado a bajar y el viento va aumentando....


Esto es Patagonia. Llega un momento en que, literalmente, el fuerte viento nos tira al suelo.


Durante largo rato, permanecemos los tres al escaso abrigo que nos proporciona una roca, esperando si el viento amaina...cuando miramos ladera arriba, rachas de nieve polvo corren ladera abajo. Decidimos que lo mejor será dejar un depósito con la comida y el material pesado, regresando al refugio...mañana será otro día.






Próxima entrada: ¡¡a por la cumbre!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Andaba buscando un adjetivo para presentar una foto en facebook de dos "expedicionarios extremeños", finalmente me decanté por "grandes", pudiera haber puesto otros como "incansables", "inquietos"... pero preferí "GRANDES". Para mi, grande no es el que hace la "machada" más grande o el que hace creer que lo ha hecho, va mucho más allá, en realidad lo concibo como un término más humano, "grande", para mi significa digno de admiración, y permitidme que os diga que lo que estáis haciendo, para mi lo es. Solo agradeceros que compartais estas fotos con todos porque estimulan y ayudan a imaginar nuevos proyectos. Un abrazo.
David de Esteban Resino.

Nico Isa dijo...

Gracias David,
Ya hablamos el otro día sobre ese tema...y se nos antoja excesivo..pero de todas maneras otra vez gracias.
Pero si alguien tiene que agradecer algo esos somos nosotros. El que conocidos y amigos como vosotros sigáis "aguantándonos" con el blog, eso si que tiene mérito....
Y si, además, las fotos y nuestras batallitas sirven para estimular y hacer soñar a alguien, pues no se diga más...aquí seguiremos hasta que a los Google les de por cobrarnos algo....por que las ganas de viajar creo que no se nos quitarán!!
Un abrazo.

PD: Otra entradita más sobre el San Lorenzo y luego colgaremos nuestras batallitas, junto a Ángel, en los corredores del Cervunal...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...