VISITAS

Patagonia chilena. Campo de Hielo Norte

La ambición es el entusiasmo con un propósito 
(Frank Tyger)



Este año hemos andado de nuevo por Chile, el propósito: Campo de Hielo Norte.
La mayoría de las expediciones van al Campo de Hielo Sur....pocas se aventuran en el norte...además queríamos intentar el San Valentín...
!!ambiciosos!!

En compañía de nuestros amigos chilenos Fito y María, partimos desde Santiago de Chile, rumbo a la lejana Patagonia, con todos los trastos a bordo..


Parte del viaje lo hicimos por las rutas de Argentina (ruta40). Antes de adentrarnos en la espesura de los bosques chilenos, tuvimos empacho de cientos de kilómetros por los grandes espacios abiertos de esta parte argentina.






El Lago General Carrera, el segundo lago más grande de América del Sur, tras el Titicaca.


Regresamos a transitar por la carretera austral después de nuestro viaje hace 9 años



Después de muchos retrasos, por fin comenzamos a caminar hacia el Lago Leones, la actual entrada al campo norte.


Los bultos a caballo.


Fue una sorpresa encontrarse esta barcaza al llegar al Lago Leones (pensabamos sería algo más pequeño, como una zodiac...).
 Nos cuentan que tardaron 10 días en traerla a caballo hasta el lago ¡así, tal cual!




Frente del Glaciar Leones en su caida al lago.


El campamento en Lago Leones.


Alguna que otra expedición pasa por aquí, y aprovechamos los restos del chiringuito de madera y plásticos montado, para guarecer nuestras cosas de la lluvia.


Rapidamente, comenzamos con los porteos hacia Punta Camello, la entrada al glaciar. Para ello será necesario caminar/trepar por el bosque y salvar un desnivel de 1000 m, hasta el siguiente campamento.


¿Donde voy con el trineo?



Naturaleza y montañas practicamente vírgenes...


y barro, mucho barro




Después de salir del bosque.





Nuestra primera visión del glaciar Leones. Nos sorprende lo agrietado que se encuentra...





Impresionantes paisajes.


Nuestro campamento en Punta Camello.


Las vistas....que decir





Llegó el día en que debemos atravesar el glaciar en busca del filo rocoso que nos debería subir hasta el campo de hielo

Ya lo habíamos visto unos días antes, el glaciar se encuentra muy agrietado...
pero es que además estamos transitando por la zona que parecía menos fracturado.


El avance entre este caos se hace lento


Lamentablemente una gran rimaya nos ha cortado el paso y en ella se han hundido nuestras ilusiones.
Después de buscar, no encontramos el paso seguro, que nos permita volver a cruzarla dentro de una semana, en sentido inverso, al volver del Campo de Hielo.

Las montañas nos observan, cuatro hormiguitas insignificantes caminando arriba y abajo.


Esto ha sido todo...no hemos tenido ni tan siquiera la oportunidad de ver el campo de hielo.


Toda la ingente cantidad de material y comida que tanto trabajo nos ha costado subir, habrá que volverlo a bajar.

!Adios!


Sinfonía de azules




A pesar de todo y citando, de nuevo, al humorista gráfico americano:

“Hacer lo que te gusta es libertad. Gustarte lo que haces es felicidad” 

 Así que cansados pero contentos...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un muy buen viaje que quedará en nuestras memorias y en este blog, esperemos que otra aventura nos reúna nuevamente para conocer nuevos y vellos paisajes como los que nos tocó en esta.
Muchos saludos Isa y Nico, una bella aventura con bellas personas.

Saludos desde Chile, con mucho afecto de María y Fito.
Nico e Isa ha dicho que…
Un placer amigos y esperamos que tengáis más fortuna con vuestro próxinmo proyecto.
Salud y un abrazo
Teresa ha dicho que…
Sois unos valientes. Besos.
Nico e Isa ha dicho que…
Gracias Teresa, pero no tanto...jajaja
Un beso

Vagabundos en Facebook

Entradas populares