La gente que nos soporta

VIAJES Y VIVENCIAS

Normalmente, eso es lo que solemos hacer cuando viajamos. Cambiar todos los planes que teníamos y terminar haciendo lo contrario de lo que ideamos en casa...acabar yendo de un lugar a otro, un tanto desorganizados, a "salto de mata", como vagabundos.

Pensamos que la mejor manera de acercarse a un nuevo lugar es sin planes, sin estudiados y detallados programas, dejando que el tiempo pase y que el nuevo lugar te muestre lo que desee él no lo que tu esperas encontrar.
Aquí encontrareis fotografías (sobre todo) de nuestros periplos, nuestras impresiones y un lugar de contacto cuando estemos vagabundeando......

31 de marzo de 2016

En bicicleta: Villuercas - La Jara

Atravesar el abrupto relieve de Las Villuercas, de oeste a este y vicerversa, es lo que hicimos estos días atrás. Para ello, hemos unido varios caminos esxistentes:


 El Camino Natural de Las Villuercas, La Vía Verde de La Jara, La Cañada Real Leonesa Oriental y el Camino Real de Guadalupe

Estas son las imágenes:


Comienzo en Cañamero

Después de Puero Llano, el Camino Natural de las Villuercas en dirección a Alía, entre jarales, pinares y dehesas.

Collado de Gaitanejos.

Sobre el Río Guadalupejo


llegando a Alía.


Rumbo al Estrecho de La Peña


Hermosas Villuercas

Peña Amarilla




excesiva la infraestructura en el Camino Natural de las Villuercas
....a algunos les gustará...


Noche en el Arroyo Guadarranquejo.


Segundo día, en el Puerto San Vicente, entrando en tierras toledanas.


Estación de Santa Quiteria, comienzo de la Via Verde de la Jara.


Túneles y viductos del trazado ferroviario.





Río Huso.



El Viaducto de Azután sobre el Río Tajo.


Pedaleando por la Cañada Real Leonesa oriental, entre las campiñas de cereal...


Segunda noche, en la Cañada Real.


Por la Cañada Real hasta un paso emblemático de la misma: el Puente del Arzobispo.





A partir de Puente del Arzobispo, por el Camino Natural del Tajo y el Camino Real de Guadalupe.





De nuevo en Las Villuercas, este saluda a los peregrinos que marchan hacia Guadalupe, en el Puerto de Arrebatacapas.


Después de pasar la tercera noche, en tierras de Navatrasierra.


Típicas pedreras villuerquinas en la subida hacia el Hospital del Obispo.



Seguramente, una de las carreteras más bonitas para pedalear por Extremadura.



El Hospital del Obispo, en la antigüedad parada obligatoria de los peregrinos antes de afrontar la llegada a Guadalupe.


Desde el Puerto de la Cereceda.


Guadalupe

...obligado reponer fuerzas antes del último tramo
hasta Cañamero...
¡ojo, no comer las típicas morcillas antes de subir puerto Llano! 



Os dejamos el trazado aproximado de la ruta.

23 de marzo de 2016

20 de marzo de 2016

Línea ferrocarril Rio Tinto, en bicicleta

Cuando propuse a nuestro amigo Jacobo hacer "algo" un par de días que tenía libres, no tardó ni un segundo:
-Tengo ganas de hacer toda la línea ferrea del Río Tinto en bici!!
Menos tiempo tardé en contestarle:
-Vámonos!


La línea férrea que transportaba el mineral desde las minas de Río Tinto (Huelva) hasta el puerto de Huelva, fue una obra admirable. Se construyó en menos de dos años!! y estuvo funcionando entre 1875 y 1984 ¡109 años!. Años de abandono y expolios han dejado un recorrido jalonado de viejos railes y traviesas de madera, apeadero y estaciones ruinosos, tuneles y decrépitos puestes sobre el Río Tinto

 La imagen en blanco y negro muestra una locomotora Garrat a su paso por un tramo de la línea.
La fotografía en color, muestra el mismo lugar hoy en día...

 
 La extensa playa de vías de La Zaranda, donde "descansan" locomotoras y vagones mineros.




 Los primeros kilómetros hasta la estación de "Los Frailes", recuperados para el uso de un tren turístico.


 A partir de la estación de los Frailes empieza el tramo abandonado, y también el más penoso para transitar en bicicleta.

No paramos de recordar lo que dijo un paisano a nuestro amigo, hace años, durante otra excursión:
 "La aventura es lóbrega"


La singularidad de la línea con sus instalaciones arruinadas, reflejo de otras épocas, se ensalza con la visión durante todo el tramo del espectacular Río Tinto.

De una belleza cromática singular, el intenso color rojo de sus aguas no es el resultado de ninguna contaminación minera, como pudiera pensarse a primera vista.
En realidad, es el resultado de un alto contenido de hierro disuelto en sus aguas, por la acción de unas bacterias existentes que se alimentan de las rocas, oxidando las sales de hierro (rojo) y azufre (amarillo).






 Son varios los puentes y túneles que se construyeron en el trazo por los barrancos del río.




¡Acercarse a sus orillas es como aterrzar en el planeta Marte!







 


Numerosos molinos jalonan el recorrido.


 Molino Viejo (El Berrocal)




  Por la mañana, después de hacer noche en ruta...

 Puente y túnel de Salomón


 Y, para terminar, los últimos molinos, antes de llegar al Puente de Gadea.






 
Todavía restaban más de 50 kilómetros por carreteras, remontando las laderas de Sierra Morena para regresar a Nerva, nuestro punto de partida.










LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...